Translate

martes, 25 de septiembre de 2012

Hugo es muy tímido

El 2007 fue mi año!
Pasaba por un momento de locura transitoria (bueno algo se quedó, así que transitoria no sería el adjetivo correcto), mi vida, organizada, estructurada, y terriblemente monótona, se fue al garete! Me separé de la persona que me había acompañado por la dulce década de los 20 y metida ya en los treinta y... (que no lo pienso decir!!) tuve que reinvertarme a mi misma. 
Me acompañaba en esta andadura mi escudero fiel. Un pequeñín de apenas 3 años que sufre y disfruta (a partes iguales) de tenerme como madre.
Los días eran un caos, mi yo mamá, se empeñaba en demostrar al mundo, y a mí misma, que era completamente capaz de llevarlo todo adelante y sin problemas... casa, trabajo, hijo, comidas, visitas al supermercado, subir los cuatro pisos con complejo de mula de carga, agenda de colegio recién estrenado, abuela al teléfono, jefe insensible y terriblemente misógino, mocos, tos, fiebres, recibos, aparatos que se estropean,... 
habéis probado a depilaros en la bañera, mientras un niño de 15 kg nada bajo tus pies?
Pero la noche llegaba pronto al pisito que comparto con el banco (mejor dicho, el banco es el propietario y yo me limito a dejarme sangrar un poco cada mes,... total, quizás así rebaje esos 4 kg posados en mi "sexy" barriguita). Hugo se trasladaba al País de los Sueños a las 8 de la noche y ahí, justo ahí, comenzaba mi agonía...
En mi afán de ser terrorificamente perfecta, la casa para entonces, ya estaba recogida, platos inmaculadamente fregados, ropa lista y planchada,.. (no me preguntéis como lo lograba, mi memoria selectiva, se encargó de eliminar esa parte).
Y ahora qué? Odiaba ver la televisión a solas (desde que me oí comentar una actuación de Bisbal en O.T. en voz alta, sin más compañía que el sonido de mi hijo roncando a través del monitor vigila bebés,... basta decir, que mi odio también incluye a Bisbi desde entonces), leía sí, pero las estanterías de casa empezaban a combarse del peso de tanto libro. Así comenzó todo...
Decidí regalarle a Hugo algo especial para su santo. 
Le escribiría un cuento donde él fuese el protagonista!
Tras la fantástica acogida por parte de Hugo, familiares y amigos, decidí que no perdía nada (tiempo, y de eso andaba algo sobrada) y me dediqué a enviar correos a distintas editoriales. Hasta que la jefa editora de una pequeña editorial se enamoró de Hugo.
Y un pequeño sueño se hizo realidad!!

Hasta el infinito y aún más allá!


1 comentario:

  1. Después de varios requerimientos, os dejo un enlace dónde podéis encontrarlo:

    http://www.biblioeteca.com/biblioeteca.web/titulo/hugo-es-muy-timido

    ResponderEliminar