Translate

lunes, 15 de octubre de 2012

La Pescaílla

En estos tiempos, la creatividad es la musa de la supervivencia, y esto da lugar a situaciones surrealistas...
Una amiga (que pertenece al subgrupo: "Tengo trabajo, pero no cobro"), tiene el congelador lleno de "pescao" de primera calidad.
 Y digo yo: - Cómo lo haces??? Si yo, ultimamente, como más arroz que los chinos!!. Os cuento:
Su hijo juega al fútbol, y como buena mamá, no se pierde entrenos y partidos, animando siempre a unos pequeñajos de cuatro años, con las "mitchetas" por los tobillos, corriendo en formación compacta, trás el balón.
Mientras tanto, las mamás conversan sobre lo mal que está la vida...
-Cada semana compro lo mismo y cada semana pago más por lo mismo!
-Hay una oferta en el super de la esquina, 3x2 en aceite de girasol
-Ya no sé lo que es la buena carne, estoy harta de comer patatas!
-Y mi hijo no para de crecer! Tengo que renovarle todo el vestuario!!
Y Dios les envió maná!
Pero esta vez, no cayó del cielo... y el maná sabía a pescado fresco...
Ahí viene la rumana, con su carrito lleno de mantitas de colores, mantas que ocultan un cargamento de pescadillas, calamares, gambas, cigalas, boquerones,... directamente de las barcas de los pescadores.
Y esa diosa del s.XXI, esa heroína que se carga de un plumazo, la "puñetera" subida del IVA... anuncia con voz celestial: -Pescaílla a 5€!!
Y las mamás, abnegadas, ya no oyen los gritos de los pequeños jugadores, ya no correrán desesperadas, al campo se juego cuando uno de ellos cae, ya no podrán explicar, con detalle, a su marido los últimos cinco goles,...
Todas tienen sus sentidos centrados en ese carrito... Altar de altares!
Y la rumana, que hasta ahora, contemplaba a su "churumbel" desde una esquinita del campo, ilumina su cara con una gran sonrisa, dirigida a sus nuevas amigas.


2 comentarios:

  1. Pues menos mal que la rumana no vende carne de elefante. Si no, tu amiga tendría la nevera llena de orejas gigantescas y los niños ¡horror!, esos pobres niños arrastrando sus largas trompas por el campo de fútbol... Niños con narices transmutadas, niños de andar pesado y retumbante galopar, terremotos en cada partido... Por Dios, Nuri, pídele a la rumana que no se pase al mercadeo de paquidermo, por favor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja!!! Ya les trasmitiré tu petición, junto con mi lista de la compra!

      Eliminar