Translate

lunes, 29 de octubre de 2012

Los ordenadores del mañana.

Este fin de semana ha estado marcado por un sofá, el frío, una tele, buena compañía y grandes dosis de alimentos cargados de azúcares y grasas saturadas. Charlas intrascendentes, disparatadas, silencios y alguna de las que podríamos definir: -Vamos a cambiar el mundo!
Mi compañero de "sofing", me relata lo que ha oído en la radio.
Un visionario, avalado por estadísticas, años de formación, trabajo arduo y bien documentado, suelta la gran bomba. En cien años, la tecnología habrá avanzado tanto, que podríamos tener la oportunidad de vivir 200 años, los ordenadores serán capaces de razonar como lo hacemos nosotros, la evolución marcha a pasos agigantados...
Y yo, abogada del diablo, no medito mientras las palabras salen desordenadas, pero ansiosas de hacerse oír.
¿De qué servirá? Es cierto que la ciencia y la tecnología han avanzado más de lo que somos capaces de abarcar (mi experiencia con el blog es una muestra de ello. ¿Alguien sabe lo qué es un ping, feed, gadget, meta-tag, pageRank, checkbox, autosurf, sandbox, favicon, hosting, ...? A estas alturas, y después de leer innumerables tutoriales, aún sigo teniendo una vaga idea de lo qué son y para qué sirven.).
Seguimos siendo inmaduros, analfabetos, supersticiosos, individualistas, seguimos la disciplina del consumismo, llenando nuestras arcas, sin la autocrítica que nos haría crecer. No cuestionamos la obediencia de leyes que se emitieron el siglo pasado, ni el canón de belleza que sólo una pequeñísima minoría llega a alcanzar.
Hace ya un tiempo, me negué a ver las noticias, me exaspera ver como el poder de unos cuantos arrasa con los sueños de muchos. Como las masas se someten al yugo del antiguo terrateniente, que "evolucionado" sigue habitando entre nosotros, con la acreditación que le da, haber nacido en una cuna u otra. Como admiramos, idolatramos y veneramos al que en horcajadas, hace lo que todos hacemos,... cagar! Me indigna seguir contemplando como señores que consagraron su vida a Dios, con el consabido voto de pobreza, ocupan palacios, alimentando su humanidad 3 veces al día, mientras las familias siguen rezando, implorando el milagro que les evite el desahucio. Los hay a los que sólo falta el pico, para ser parientes de tío Gilito (por lo menos, él nos hacía reír...), me pregunto si en sus mesitas de noche encontraríamos cargamentos de dormidina, quizás no tuvieron la suerte o la desgracia de contar con un Pepito Grillo en sus vidas...
Hoy se vota por descarte, se despide por descarte, se premia por descarte...
Me pregunto cómo serán los ordenadores del mañana, si consiguen hacerlos "razonar" como nosotros lo hacemos... Alguien debería empezar por construir una serie de ordenadores distinguidos, nobles entre su especie, regios e impolutos, con embellecedores en sus cantos, con la melodía de Hamelín,... a quién sino obedecerán el resto de ordenadores, fabricados en serie?

Aquí los indignados.

2 comentarios:

  1. Hola Nuri,

    me encanta esto que has dicho:

    "Hoy se vota por descarte, se despide por descarte, se premia por descarte..."

    lo resume todo de una tacada. Sé de gente que hasta se casa por descarte ,así que imagínate.

    Saluditos desde los madriles
    Ángel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ángel,
      Realmente es algo que he vivido y sigo viviendo, como la mayoría... el problema es que pocos, o los que deberían hacerlo, no se paran a pensar en esto.
      Gracias por visitar mi rinconcito!
      Un beso!

      Eliminar