Translate

lunes, 22 de octubre de 2012

Los lunes al sol

Ya hace unas horas que empezó la semana, y yo, que hace un mes creía que pasaría los lunes al sol, me veo implorando porque el día tenga más horas. Desde que sonó "Alicia (expulsada al país de las maravillas)", de mi adorado Bunbury (sí, ya sé que muchos debéis detestarlo, pero lo siento, no pienso disculparme por mis gustos musicales!) ha sido como montarme en una montaña rusa.
Me siento trapecista, pero las malabares no se me dan tan bien.
A las siete de la mañana, duchita rápida, una ojeada aún más rápida al mail, blog, linkedin, twitter, infojobs, laboris, fashion mag, google maps,... sí, sí, no habéis leído mal. Google maps. A las diez y media me esperaba una entrevista de trabajo! Y debía llevar impreso mi portfolio, en el que llevo trabajando todo el fin de semana, que me ha quedado tan, tan chulo! Problema: Mi impresora murió hace unos meses y sigo de luto (que no tengo pasta para comprarme otra!!), a las nueve de la mañana, ya con Hugo en el colegio, me veo en busca de una copisteria... Os lo voy a ahorrar! Sólo deciros que ante la incapacidad de un buen señor + portátil de última generación + impresora láser que se negaba a cumplir las órdenes + mi desesperación = me he abalanzado sobre el mostrador, y ante la espantada mirada del buen señor, le he arrancado el portátil y he logrado dar con el problema y la solución. Eso sí, en la factura no ha tenido en cuenta mi cooperación, creo que incluso tenía ganas de que me largara,... no sé por qué...
La entrevista? Yo diría que bien, muy bien. Estoy en un proceso de selección, y con este ya van seis! Si me escogen, pienso plantarles un beso a los dos chicos, monísimos, modernísimos, inteligentes, (por si las casualidades existen y leen mi blog) que me han entrevistado. Espero que no tengan en cuenta mi edad, pues creo que les llevaba como diez años.... o más.
Vuelta a casa, a seguir con mis niños mimados (Llunatics), haz la comida, recoge a Hugo, come frente al PC, friega platos (AHGGG!!), vuelta al cole de Hugo, café con mi hermana (hay que cuidarla, que sólo tengo una, y de vez en cuando me hace de canguro...  si lees esto, por favor, no lo tengas en cuenta! sabes que te quiero!), de vuelta en la puerta del cole (y yo me quejaba de no ser de esas mamás que pueden hacerlo! y ahora hago conjeturas de cual es la edad adecuada para que mi hijo vaya y venga solo), merienda, parque, de vuelta al PC, Llunatics, mails, linkedin, responde comentarios, un nuevo post para el blog (me debo a mis seguidores), cena, más platos, de vuelta al PC, lavadora, secadora, libro juvenil, llamadas, más PC, y más, y más...
Y sí, es lunes, y el sol ha mutado en la luz de una pantalla ACER de 19 pulgadas.

4 comentarios:

  1. Hay pocos comentarios que hacer, ¿consejos? para mi los quisiera, yo me veo más de un día con la fregona en la mano a las once de la noche... quizás, lo único, es no pensar en la situación, no valorar... centrarse en ir, paso a paso, el plan establecido (o el que se establece sobre la marcha). Espero que Hugo, cuando sea mayor, pueda ver lo mucho que se esforzaba su madre por salir, con él, adelante... ¡¡Será bonito!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que no me puedo quejar... El amor incondicional que nos brindan los hijos, compensa las horas, el esfuerzo y el cansancio que se adueña de ti cuando el reloj ya marca las 00.00h.
      Como dice una amiga: ¡Con ilusión!

      Eliminar
  2. ¡Ánimo Nuri!Cuando estaba como tú, me dijeron: ¡pues no sabes lo que te espera cuando lleguen a adolescentes! He sobrevivido felizmente a los cuatro y ¡sigo buscando trabajo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios mio Isabel! Cuatro!! Eres mi heroina!!!
      Un abrazo

      Eliminar